Follow by Email

domingo, 18 de diciembre de 2011

Julia Rapazzini y el autoritarismo descarado.


Republicanos Antinarcokirchneristas.

Hay una pose en boga en diferentes sectores de la sociedad en orden a ser opositores del régimen KK.
Solo es una pose.
Cuando uno raspa la pintura, descubre que debajo hay siempre un kirchnerista.
Y esto es así, porque el kirchnerismo es un fenómeno de degeneración conceptual profundamente argentino.Genuinamente argentino, agregaré.
Esta patología social de profunda raigambre histórica, tiene varios antecedentes y variables sobre el mismo tema, que a lo largo del tiempo adopto diferentes disfraces.
Hoy, el fenómeno se ve potenciado por la sensación térmica de una bonanza económica inexistente.Amantes de las sensaciones, amplias capas de la población se abrazaron a la idea del bienestar fácil.Esta película ya la vimos y sabemos como termina.
Para los que nos preocupamos por esta situación y vemos la tormenta inevitable hacia donde nos conducen alegremente, y creemos en la posibilidad de una Gran Nación en una sociedad que reconforte ser vivida, nos resulta preocupante la falta de encuadre.
Y ocurre porque en el proceso de degradación que va sumando ochenta años largos, dicho proceso incluyó a los partidos políticos.
El 2001 trajo un nuevo componente que solo está anestesiado por el narcokirchnerismo, pero que se encuentra con la situación de verse obligado a aumentar la dosis por adaptación para mantener el sueño.Esa no es solo la gran ventaja circunstancial del narcokirchnerismo, sino que además, es el motivo de su perdición.Su perdición por no poder sostenerlo y su perdición porque eso cambia la naturaleza ideológica y moral de la población.
A lo expresado se agrega otro fenómeno que es el desarrollo exponencial de los medios de comunicación y el incremento análogo de su velocidad, a lo que se agrega el acceso masivo a a ellos.
Cuando un conflicto producido con lo que en nuestro país llamariamos un "mantero", deviene en tragedia en Túnez, una ola cibernética se cristalizó en conflictos sociales, muchas veces violentísimos en todo el mundo, comenzando por el espacio árabe.Verdaderos iconos históricos de solidez monolítica se derrumbaron estrepitósamente ante el asombro de todos.Un 2001 global, podriamos decir.
Tan importante fueron los medios de comunicación electrónicos en este fenómeno, que las respectivas cleptocracias afectadas interrumpian servicios o aún proibian la tenencia de medios de comunicación (tablets en Siria).La gente en su infinita creatividad, desde celulares, enviaba a Europa información y burlaba el bloqueo.
Acá, fuimos muchos los que decidimos utilizar estos medios para romper el discurso narcokirchnerista y expresar visiones alternativas y superadoras.
En ese contexto fuimos invitados a un supuesto foro "antiKK", en el que a poco andar visualizamos el ejercicio mas descarado de la censura por parte de su titular, una verdadera narcokirchnerista, aunque todavía no le avisaron.Me refiero a Julia Rapazzini.
Ante esta situación, harto inaceptable, nos retiramos del foro sin generar conflictos, en repudio de esta conducta absolutamente inaceptable.Nos sorprendio al poco tiempo la gestión de un tercero, que decía actuar en nombre de Julia Rapazzini, invitandonós a incorporarnos nuevamente.
Y a esta altura del relato, debo aclarar que desde un primer momento fuimos solidarios con las circunstancias desgraciadas que tomaron estado público y que habian afectado a Julia Rapazzini.Es más, pagamos un precio por eso.Esto influyó en las desiciones de manera destacada, pero comprobamos que la condición de víctima de Rapazzini y sus supuesta posición crítica del narcokirchnerismo no se plasmaban en su conducta social.
El primer caso de censura, paradojalmente, fué para avalar el accionar delictivo de un Sciolista.El segundo caso fué para avalar el accionar delictivo de Jorge Oscar Lascano y dos cómplices de la pandilla radical.
En ambos casos, Rapazzini, actuó, sin aviso previo, de facto y sin dar explicación posterior alguna.Es decir, una kirchnerista de pura cepa.
Llamativamente, en un giro de descaro inaudito, Rapazzini nos reclamaba que no respondiamos a no sabemos que.Y no sabemos que, porque ella nos elimino del foro.Y nos eliminó del foro cuando le hicimos notar la condición de mentiroso al personaje Jorge Oscar Lascano.Un verdadero manual de cretinismo.
Y un cretinismo muy KK cuando por otro lado se acepta la intervención y agresión mas descarada de kirchneristas, sin que nada ponga coto a su acción de provocación y disolución.
Como hacemos honor a nuestra condición de militantes, y pensamos, sentimos, decimos y actuamos en una sola dirección, un verdadero negativo de lo que hace Rapazzini, hemos creado un espacio en serio en Facebook en el que pretendemos debatir y difundir seriamente alrededor de la oposición republicana al régimen.http://www.facebook.com/groups/310130605676105/
Infinita tristeza de una historia olvidable que no olvidamos.
Esperamos su participación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario