Follow by Email

viernes, 22 de mayo de 2015

Encuentro de Libertad de Expresión e Internet en la Legislatura porteña.

La Subsecretaría de Comunicación Institucional de la legislatura de la Ciudad a cargo de la licenciada Adriana Montes, realizó el encuentro de Libertad de Expresión e Internet donde reunió ambos conceptos comunicacionales con la intención de generar un aporte a la democracia. Participaron de los paneles la periodista Fanny Mandelbaum, la presidenta de la Fundación LED, Silvana Giudici, la diputada de la ciudad Carmen Polledo, el abogado especialista en delitos informáticos Martín Leguizamón y el subdirector de la radio por internet Zónica,Maximiliano Lequi.

Adriana Montes expresó, "las redes sociales son extraordinarias vías de comunicación, porque nos permiten estar en continuo contacto con miles de personas al instante" y agregó, "cuando hablamos de libertad de prensa estamos haciendo referencia a uno de los derechos humanos fundamentales como lo es la libertad de expresión".

Por su parte la diputada Cármen Polledo aseguró: “una herramienta como internet la tenemos que usar con mucho cuidado, tiene que ser un elemento constructivo para la democracia que queremos vivir. Hay que educar a la población para el buen uso de este medio de comunicación”

La periodista Fanny Mandelbaum dijo: “los periodistas no somos ni el cuarto poder ni una escoria, somos un puente. La libertad de expresión es importante cuando uno elige escuchar, trasmitir y dar respuestas”.   

La presidenta de la Fundación LED sostuvo, “las agresiones contra periodistas y medios vienen incrementándose de manera sostenida en los últimos años. Esto no es casual, forma parte una concepción del poder para la cual el periodismo independiente es un obstáculo y tiene que ser limitado.” Y agregó: “las 18 cadenas nacionales que se han realizado en los primeros cinco meses del año, lesionan la calidad de nuestra democracia. Esta situación desequilibra la balanza a favor del gobierno y elimina la igualdad que debería haber entre las distintas fuerzas políticas para llegar a los ciudadanos.”

El abogado especialista en delitos informáticos Martín Leguizamón manifestó: “Internet no es gratis lo estamos pagando con los datos personales. La herramienta es muy útil, sólo hay que ajustar algunas cosas ya que el trafico de información de nuestros datos, puede ser utilizado erróneamente para la pornografía o la pedofilia”.

Por último el subdirector de la radio por internet Zónica, Maximiliano Lequi, sostuvo: “como medio declarado de interés cultural y social vamos a luchar siempre por el pleno ejercicio de la libertad de expresión, garantizando el acceso a la información y el derecho a ser escuchados".
    

miércoles, 20 de mayo de 2015

CHORIZO URRIBARRI LE REGALÓ 127.561, 62 AL DIARIO UNO DE PARANÁ PARA QUE OCULTEN QUE A SU CHOFER LO DETUVIERON CON 20 KILOS DE COCAÍNA.




En su corta visita a Entre Ríos, Sergio Urribarri, gobernador itinerante, decidió regalar al diario UNO la suma mencionada, a través del 2595, firmado también por su testaferro Pedro Báez, Ministro de Control+C
La generosidad de Urribarri es fácil, total no es plata suya.

Martín Vázquez

lunes, 18 de mayo de 2015

“Bumerán Chávez”.

“Bumerán Chávez”, un libro de lectura obligatoria
Por UnoAmerica
Conflicto El libro “Bumerán Chávez”, escrito por Emili J. Blasco, corresponsal en Washington del diario madrileño ABC. Se trata de un relato de fácil lectura, pero escalofriante, sobre los numerosos fraudes cometidos por el chavismo desde que llegó al poder.
Martes, 28 de Abril de 2015
Opinión José Luis Semprum
 Quiero invitar a todos mis compatriotas a leer el libro “Bumerán Chávez”, escrito por Emili J. Blasco, corresponsal en Washington del diario madrileño ABC. Se trata de un relato de fácil lectura, pero escalofriante, sobre los numerosos fraudes cometidos por el chavismo desde que llegó al poder. 

Blasco denuncia lo que ya todos imaginábamos, pero sustentado por testimonios de altos funcionarios chavistas que decidieron escapar a los Estados Unidos y convertirse en testigos protegidos de las agencias de seguridad, lo cual le da mucha credibilidad al contenido. 

A través de once fascinantes capítulos, el autor repasa con detalle los nexos del chavismo con las FARC, el narcotráfico, el terrorismo, el fundamentalismo islámico y gobiernos forajidos; pero lo que más escandaliza es la subordinación absoluta del régimen venezolano a los hermanos Castro. 

Otro de los aspectos que resalta Blasco es la corrupción. Como dice Antonio Sánchez García en un artículo sobre este mismo libro: “Fueron montañas de dinero. Fueron decenas, cientos, miles, millones, miles de millones de dólares”, que los funcionarios del chavismo se robaron descaradamente. Mientras el pueblo venezolano sufre en las colas para obtener los productos básicos, estos enchufados disfrutan una vida de lujos, que no se ve ni en las películas de Hollywood. Y encima pretenden darnos discursos sobre amor, sacrificio, socialismo y patria. 

Una de los relatos más tristes e indignantes del libro es la destrucción deliberada de PDVSA, para ponerla al servicio de intereses bastardos, así como el desmantelamiento calculado del aparato productivo de la nación. Poco le importó al chavismo acabar con nuestra economía y regalar nuestros recursos a sus aliados extranjeros, con tal de mantenerse en el poder indefinidamente. La escasez, la inflación, la devaluación y la inseguridad, no son producto de la “guerra económica”, sino consecuencia directa del proyecto chavista. 

No fue que el pueblo refrendó con su voto este proyecto maligno; no es que debemos “construir una mayoría”, como dicen algunos de la MUD; sino que el oficialismo cometió fraude en las elecciones. Este tema está relatado con mucho detalle en el capítulo 3 del libro. Otro de los fraudes fue el manejo público de la muerte de Chávez, explicado en el capítulo 2. Es imposible imaginar la magnitud del engaño hasta constatarlo en las páginas de “Bumerán Chávez”. 

Todos deben leerlo, para entender por qué estamos tan mal y cuáles deben ser las acciones para recuperar nuestro país de las garras de una organización criminal. 

@LuisSemprumH