Follow by Email

jueves, 21 de marzo de 2013

REVISTA MACHETE N° 1.



“Cuando haya sido cortado el último fruto, talado el último árbol, pescado el último pez y envenenado el último río; el hombre comprenderá por fin que el dinero no se come. Entonces será demasiado tarde”. (Cartel en Famatina)

La idea catastrófica del fin del mundo conocido o de la extinción de nuestra especie suele atribuirse a sectas peligrosas, a unos cuantos pesimistas o simplemente a la locura. Sin embargo, una serie de datos alarmantes persisten en señalar el dramático camino de la Tierra hacia el abismo. 
La humanidad permanece inerme frente a la alteración de las condiciones naturales que, permanentemente, imponen desastres e innumerable pérdidas humanas y materiales. Pero, por si fuese poco, esos cambios se suturan en prácticas abominables que extienden sus consecuencias. Mientras se despilfarran riquezas y se consumen recursos generados por la naturaleza en miles de millones de años, el imperialismo se perpetúa promoviendo guerras, vendiendo armas cada vez más precisas y destructivas, fabricando artefactos nucleares y saqueando cuantos países dóciles o dominados -a sangre y fuego- estén al alcance de sus manos. Entonces, el caos y la desinformación de los grandes medios de comunicación dejan de ser hechos hipotéticos o presunciones amenazantes; afirmadas en la realidad conmovedora de una inmensa porción de personas hundidas en la pobreza, la desocupación, el hambre y la falta de salidas a penurias siempre desesperantes.
El derroche de riquezas, despilfarradas por un pequeño sector de la población mundial –entre más de 7000 millones de habitantes-, y la multiplicación de guerras, genocidios y asesinatos a gran escala, son las inexorables y persistentes características del mundo en el que nace la Revista Machete. Emerger en medio del cambio climático y la proliferación de armas destructivas no es tarea sencilla, y mucho menos si dicho natalicio se produce en un país que no ha sorteado la rapiña y sufre asiduamente la dilapidación de recursos naturales por parte de unas pocas transnacionales.

La revista Machete es una hija sabia de este mundo y de esta Argentina, que aún no logra escapar a las garras imperialistas y a las “buenas costumbres” de los “simpáticos” tiranos que empujan a la Tierra al abismo. Como el machete, afilado e intempestivo, estas hojas buscan abrir caminos nuevos que salgan del entramado de políticos que hacen de la función y los asuntos públicos verdaderos instrumentos para financiar y garantizar –en todo sentido- riquezas y poder a los verdugos de la humanidad. 
Por si fuese necesario aclararlo, Machete no será el botín de falsas imparcialidades o de relatos y estilos impuestos por las “buenas costumbres”, ni tampoco le temerá a los rótulos de la moda escrita. Desde el lugar que nos toca, porque lo elegimos, asumiremos la responsabilidad de ser opositores hasta de los “opositores”. Estamos seguros, por la convicción de no tener ningún grillete financiero, que nunca se nos dirá oficialistas.

Machete en mano… se hace camino al andar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario